Inteligencia Tecnológica

El sector alimentario de Chile tiene un gran desafío. Una de las políticas recientes del país austral busca frenar el avance de la obesidad, controlando la composición nutricional de los alimentos y su publicidad.

Esta ley busca advertir a los chilenos sobre el contenido de nutrientes críticos (grasas saturadas, sodio y azúcares), así como poner las cosas difíciles a aquellos alimentos que tengan un alto contenido de estos nutrientes.

Tatiana, Jefe de innovación de una empresa del sector alimentario de Chile, recibió esta noticia con poca sorpresa. A partir de aquel momento, su máxima prioridad se convirtió en reducir el sodio de algunos de sus productos, ya que existía la probabilidad de que el gobierno estigmatizara su venta con un gran sello en el producto.

El desafío no era sencillo. El sodio por sí solo tiene propiedades importantes. En primer lugar, porque aporta sabor al producto y en segundo lugar porque extiende su vida útil, permitiéndole permanecer más tiempo en el mercado.

Dado lo anterior, el desafío de Tatiana era algo aún más específico. Ella necesitaba encontrar la forma de reemplazar y/o reducir el sodio de los productos, sin alterar su sabor y vida útil. Difícil tarea, sobretodo cuando no estás asesorado por expertos.

Tras meses intentando obtener soluciones en talleres de innovación interna y otros cuantos en procesos de innovación abierta, en el que se mezclaron incluso algunas reuniones con universidades locales, Tatiana decidió apostar por contratar un estudio de Vigilancia e Inteligencia Tecnológica con D&W.

“Fue importante dar una mirada global para entender lo que estaba ocurriendo.

 Con el estudio vimos y entendimos cómo diferentes empresas a nivel mundial estaban desarrollando y patentando soluciones para el mismo desafío. Conocimos cómo Big Players tipo Nestlé, Mondelēz y Unilever habían desarrollado sus propias soluciones y cómo esto había repercutido en la determinación de los drivers de la industria… y aunque eso fue interesante, lo que realmente nos aportó valor fue tener el listado de proveedores tecnológicos de reemplazantes de sodio de todas partes del mundo.

 Con esa información en menos de dos meses ya habíamos seleccionado el proveedor ideal, tras probar todas las soluciones en unas pruebas en nuestros productos”

Al igual que Tatiana, más de 50 empresas han acelerado y rentabilizado sus procesos de innovación:

Disminuyendo el riesgo del desarrollo interno y/o compartido de una solución.

Disminuyendo el Time-To-Market (tiempo en salir al mercado) de sus productos.

Adelantándose a competidores que desconocen el 85% de las soluciones planteadas.

Ahorrando miles de dólares contactando a desarrolladores tecnológicos, no resellers.

En estos momentos tienes la gran oportunidad de llevar tus negocios a otro nivel, a otra velocidad. Solo debes parar de confiar solo en tu intuición, parar de malgastar tu dinero en desarrollos internos, parar de hacer lo que todo el mundo hace y empezar a acelerar tus negocios con información que los impulse a crecer.

Recuerdo que al inicio, varias personas cuestionaban el hecho de pagar por información… la mayoría decían “busca bien, seguro eso está en internet. Sin embargo, una vez obtuvimos resultados tan buenos en tan poco tiempo, nadie se preguntó cuánto habíamos invertido… al final entendimos la gran diferencia entre buscar y encontrar” – Tatiana

Si quieres realmente empezar a hacer crecer constante y estratégicamente tu compañía incorpora la Vigilancia e Inteligencia Tecnológica a tus procesos hoy.

Haz click aquí y separa hoy mismo una cita para contarnos qué quieres lograr. Nos encanta medir el retorno de nuestros proyectos.

PS. ¿Qué pasó con Tatiana? Ya ha sacado adelante el 80% de la cartera de productos de cara a la nueva ley y estamos explorando nuevos productos de su Pipeline de innovación.

 

 

//]]>